Olga Manzano asegura que las carencias en la plantilla de la DGT afectan “muy negativamente” al sector de las autoescuelas y a decenas de miles de aspirantes

El Grupo Parlamentario Socialista ha reclamado al Gobierno de España más personal en la Dirección General de Tráfico (DGT) para acabar con los “perjudiciales” retrasos en los exámenes prácticos de conducir puesto que afectan “muy negativamente” al sector de las autoescuelas y a decenas de miles de aspirantes.

Tras el encuentro mantenido con el presidente de la Federación Andaluza de Autoescuelas en la sede provincial de este organismo, la parlamentaria andaluza Olga Manzano ha indicado que en Granada “no hay suficientes examinadores por lo que el alumnado tiene que esperar más de un mes para hacer las pruebas”.

“En los últimos seis años se han perdido 43 profesionales en toda Andalucía”, ha informado la parlamentaria, quien ha remarcado que “si el Gobierno del PP no pone solución, el sector acabará prácticamente liquidado”.

La socialista, que ha estado acompañada por la diputada Elvira Ramón y el senador José Martínez Olmos, ha denunciado que esta circunstancia “está provocando la asfixia para las autoescuelas”, un asunto ha dicho, que “se está convirtiendo en una situación verdaderamente preocupante al perder un volumen importante de clientela”.

“Si se prolonga este panorama los centenares de centros de formación se verán obligados a plantearse medidas extremas que afectarán, sin duda, a sus empleados y empleadas al perder gran parte de sus ingresos”, ha señalado Olga Manzano.

“Los recortes en personal de la DGT durante los últimos cinco años y la falta absoluta de incentivos dificulta que otros cuerpos pidan el ingreso en el cuerpo de funcionarios de examinadores”, ha subrayado la socialista.

Con la intención de cambiar esta situación, el PSOE ha registrado una Proposición No de Ley en el Parlamento andaluz para demandar al Gobierno del PP a que habilite de forma “inmediata” el procedimiento necesario para solventar la deficiencia de la plantilla de examinadores de tráfico.

Además, la iniciativa plantea la dignificación del cuerpo de funcionarios de Tráfico para que puedan seguir realizando este importante servicio para la ciudadanía y erradicar el daño provocado a las personas que quieren conseguir el carnet de conducir y a las autoescuelas.

Olga Manzano ha incidido en que esta problemática “incide de lleno también en las oportunidades laborales de quienes buscan un empleo y no tienen el permiso de conducción y deciden sin éxito, por las carencias que presenta la Administración, lograrlo a tiempo perdiendo así un posible puesto de trabajo”.

“Desde el PSOE consideramos muy insuficiente la respuesta del Gobierno de España para resolver esta compleja realidad que amenaza a miles de empresarios y empresarias del sector de las autoescuelas y a sus trabajadores y trabajadoras”, ha concluido la parlamentaria andaluza.

Visión del sector

Por su parte, el presidente de la Federación Andaluza de Autoescuelas, José Blas Valero, ha reconocido que están pasando por un momento “muy complicado”.

“Nuestro problema no termina una vez desconvocada la huelga y no acabará en el supuesto que haya una huelga indefinida como parece que hay anunciada a partir de septiembre. Nuestro problema es que no hay examinadores suficientes”, ha recalcado José Blas Valero.

El representante de la Federación Andaluza de Autoescuelas ha comentado que “si la Administración no presta ese servicio nosotros tendremos que cerrar al no poder facturar ya que si no examinamos, el alumnado no da clase”.