Noticia

20 de julio de 2022

El senador Alejandro Zubeldia destaca que la Ley de la Ciencia aprobada es estratégica y ofrece seguridad a los jóvenes investigadores

La nueva ley dignifica las condiciones de trabajo en el sector de la I+D+i

El Pleno del Senado ha aprobado la nueva Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación con el objeto
de fortalecer el sector de la ciencia, la tecnología y la innovación
en nuestro país. La nueva ley dignifica las condiciones de trabajo del
personal investigador, disminuye los trámites administrativos en la
gestión científica y garantiza por primera vez una financiación
pública de la I+D+I estable y creciente, con el objetivo de que alcance
el 1,25% del PIB en 2030, de conformidad con el Pacto de la Ciencia y la
Innovación. La ley, que ha contado con 236 votos a favor 2 en contra y
16 abstenciones, volverá al Congreso para su aprobación definitiva.

La norma, con claro sello socialdemócrata, es una reforma incluida en
el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, que está
orientada a resolver los fallos del sistema de I+D+I español advertido
desde organismos internacionales. La norma ha sido debatida y
consensuada con las organizaciones científicas y empresariales más
representativas, así como con los grupos políticos.

El portavoz de Innovación y senador por Granada, Alejandro Zubeldia, ha
destacado que «la Ley de Ciencia es una ley estratégica para España,
fruto del trabajo y del consenso, y con una vocación clara: transformar
y mejorar la vida de los ciudadanos y de nuestro país». «Hoy debe ser
un día histórico», ha concluido.

Por su parte, José Latorre, portavoz de Ciencia y senador por Jaén, ha
subrayado el amplio consenso y el apoyo mayoritario a la ley así como
el trabajado proceso de dialogo del Gobierno con universidades,
sindicatos, empresarios, rectores y grupos políticos para elaborar esta
nueva norma.


Más seguridad y futuro

El texto aprobado garantiza nuevos derechos laborales a los jóvenes
investigadores, y recoge una nueva modalidad de contrato indefinido
vinculado al desarrollo de las actividades científico-técnicas para
personal de investigación, así como un nuevo itinerario postdoctoral
que busca adelantar y facilitar la entrada al sistema.

En concreto, la norma diseña un nuevo contrato de hasta seis años, con
una evaluación intermedia que conlleva promoción y una evaluación
final, que permite obtener el nuevo certificado R3. Este certificado
facilitará consolidar una plaza permanente porque se exime de parte de
las pruebas de acceso y porque se reserva un mínimo del 25% en las
plazas en los organismos públicos de investigación y del 15% en
universidades.

El proyecto de ley también garantiza nuevos derechos laborales a los
jóvenes investigadores e investigadoras de nuestro país como una
indemnización por finalización de los contratos predoctorales y
postdoctorales.

Más y mejor movilidad

La nueva Ley incluye medidas para estimular la atracción de talento a
España y la movilidad del personal de investigación, lo que supone
más reconocimiento para este colectivo.

De este modo, los quinquenios del personal de investigación de los
Organismos Públicos de Investigación (OPIS) evaluarán y reconocerán
por primera vez todos los méritos de investigación realizados
anteriormente en el sector público y en cualquier universidad, tanto en
España como en el extranjero. Hasta el momento, los quinquenios solo
reconocían la experiencia en los OPIS de nuestro país.

Asimismo, la norma redefine el contrato del investigador distinguido
para atraer personal científico de prestigio a España.

Más reconocimiento al personal de investigación

El personal técnico de Organismos Públicos de Investigación adquiere
nuevos derechos, como la posibilidad de movilidad profesional, de
estancias formativas temporales o de colaboración en empresas
tecnológicas.

Por su parte, se mandata a las comunidades autónomas para que
incorporen categorías específicas de investigador sanitario en su
personal estatutario y desarrollen su carrera profesional en términos
similares al resto de personal de investigación.

Reducción de la carga administrativa

Otros ejes del proyecto de Ley son la reducción de las cargas
administrativas del sector de I+D+i facilitando el proceso de
subvenciones, el refuerzo de la transferencia de conocimiento, el
impulso al sector público como agente emprendedor y la creación de la
Agencia Espacial Española.

La nueva Ley de Ciencia también pretende acabar con la desigualdad
existente en el ámbito de la I+D+i. Dará seguridad jurídica a la
igualdad de género que será un eje transversal en la planificación,
habrá un plan de igualdad y protocolos frente al acoso sexual y medidas
para acabar con el sesgo de género.

Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.