Artículos de opinión

27 de agosto de 2021

En Granada hace 130 años

Artículo de opinión de Antonio María Claret García en sobre el 130 aniversario de la fundación de la agrupación del PSOE de Granada capital

No sé cuántas asociaciones o entidades creadas en torno a 1891 subsisten hoy en Granada. Deben ser muy pocas, pero seguro que tienen algo en común: se han ido adaptando a los cambios para seguir siendo socialmente útiles y cumplir sus objetivos. Este es el caso de la Agrupación socialista, fundada hace 130 años y que aún hoy continúa activa. De hecho, el PSOE es el más antiguo de los partidos políticos españoles y el único, entre los muchos que se han creado durante este largo periodo, que continúa presentándose con las mismas siglas.

Cabe preguntarse el porqué de esta larga vida, en la que Granada y el PSOE han convivido con la restauración borbónica y el desastre del 98, con las guerras de África y la huelga revolucionaria de 1917, con la dictadura de Primo de Rivera y con la segunda república, con la guerra civil y la represión, con la dictadura de franquista y con la recuperación de la democracia, y hasta con la pandemia del Covid-19.

La respuesta quizás esté en que muchos de los hombres y mujeres que componen las Agrupaciones socialistas creen, con don Fernando de los Ríos, que: “el socialismo democrático pretende poner las bases realistas para la consecución de la justicia, basada en la libertad, sabiendo que ese socialismo es un proyecto, una meta ideal que nunca será conseguida en plenitud, pero a la que hay que dirigirse sin perder la esperanza de que un día pueda cumplirse”.

Con errores y aciertos, como en cualquier obra humana, pienso que, ha sido el mantenimiento de ese objetivo último de justicia social, adaptándose con flexibilidad a cada momento histórico a fin de conseguir mejoras concretas que beneficien a la mayoría, lo que ha hecho que muchos granadinos perciban al PSOE como una herramienta de progreso colectivo y le den su confianza reiteradamente.

La historia ha sido larga, pues tenemos noticia de la existencia de afiliados al PSOE en Granada al menos desde abril de 1887, cuando el tipógrafo socialista Rafael Molina colaboró con los curtidores granadinos que mantenían una huelga para reivindicar mejoras en sus perniciosas condiciones de trabajo, pero no fue hasta después de la gran movilización del primero de mayo de 1890 cuando los socialistas granadinos decidieron crear la Agrupación.

Así, el treinta de agosto de 1891, un grupo de trabajadores se reunió en un viejo caserón de la calle Cárcel Baja nº 19 para organizar el Partido Socialista y nombrar el primer comité. Que estaba compuesto por los sombrereros Antonio Lastra y Santiago Falero, los tipógrafos Modesto Linares y Pablo Ruano, el carpintero Julián Ramos y el panadero José Quevedo.

A lo largo de estos 130 años por la Agrupación socialista granadina han pasado miles de militantes, la inmensa mayoría anónimos, unos pocos conocidos. Entre estos pueden citarse a modo de ejemplo al primer secretario de la Agrupación local, el sombrerero Antonio Lastra Manzanares; a Manuel Yudes López que consolidó el Partido en las primeras décadas del siglo XX; a Fernando de los Ríos, primer diputado socialista andaluz en 1919 y autor de un libro fundamental: El sentido humanista del socialismo; al ferroviario Wenceslao Guerrero; al catedrático de Medicina y rector Alejandro Otero; al comerciante Virgilio Castilla, presidente de la Diputación provincial durante la República; y al alcalde Manuel Fernández Montesinos fusilado, como tantos otros, en las tapias del cementerio.

De entre quienes mantuvieron al partido durante la dictadura es justo recordar al maestro nacional Enrique González García -primo de García Lorca- que dirigió la organización en los años cuarenta; al mecánico Rafael Gutiérrez y a los agricultores José María Arcos y Emilio Narváez, protagonistas de la “caída” de 1958.

Tampoco es posible olvidar la enjuta figura del abnegado Ángel Gómez Vílchez, secretario general desde 1967, bajo el sobrenombre de Placido; ni al irascible Pedro Fornell y sus reuniones clandestinas en la venta del Loro, en Haza Grande; ni esa fuerza de la naturaleza que fue Palmira Noguera.

En los primeros años setenta, después de la división del PSOE en histórico y renovado, tomaron el relevo un grupo de jóvenes profesores y estudiantes, encabezados por el injustamente olvidado profesor de Derecho Juan Sainz Guerra y la enfermera Menchu Pérez Chamorro, que refundaron la Agrupación y reorganizaron la UGT, que más tarde dirigiría Daniel Maldonado.

Ya en la democracia destacaron como dirigentes Juan Tapia, María Izquierdo, Rafael Estrella, Ángel Díaz, Mariló García Cotarelo, Javier Torres Vela, Manuel Pezzi, Curro Valls, los rectores José Vida Soria y Pascual Rivas y los alcaldes Antonio Jara, Jesús Quero, Pepe Moratalla y el actual Paco Cuenca. (Son tantos los nombres que me vienen a la memoria que tengo que disculparme por no poder citarlos a todos).

Hoy al cumplirse, en agosto de 2021, 130 años de la fundación de la Agrupación socialista no podía dejar pasar la fecha sin el testimonio de mi homenaje –creo que representando a todos los socialistas granadinos- a aquellos pioneros del siglo XIX y a los miles de hombres y mujeres que les sucedieron, pues, parafraseando a Isaac Newton, si hemos llegado hasta aquí ha sido porque íbamos subidos a hombros de gigantes.

Publicado en el diario Ideal el 27 de agosto de 2021

Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.