Noticia

4 de enero de 2011

La hoja de ruta de Don Mariano

El líder de la oposición ha desvelado, en cuantos foros ha participado, sus intenciones en caso de llegar al Gobierno, y que incluyen medidas encaminadas a: Desmontar el actual estado del Bienestar (Impulsando privatizaciones en la gestión de Sanidad o Educación o reduciendo a la mínima expresión el papel de lo público y que desaparezca como herramienta para acortar las desigualdades) y suprimir avances y derechos de ciudadanía( matrimonio homosexual, Ley de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo o medidas a favor de la igualdad). Estamos ante un giro a la derecha más reaccionaria. Estamos, ni más ni menos, ante la punta del iceberg que muestra la verdadera cara de la derecha en nuestro país.

Que todos los Gobiernos del mundo están realizando fuertes ajustes presupuestarios por causa de la crisis, es cierto; que todos sean iguales, no. Hay ajustes de derechas, como el que propugna Cameron en el Reino Unido, que implican echar a la calle a 500.000 empleados públicos, entre ellos hasta 40.000 policías y otros tantos profesores o dejar sin prestación por discapacidad a 1 millón de personas, y ajustes de izquierdas como los del Gobierno de España que mantienen las políticas sociales y el Estado del bienestar, en vez de desprenderse de medio millón de funcionarios, hace un reparto solidario del esfuerzo (con la reducción del 5% en el salario de estos trabajadores fijos) y afronta reformas encaminadas a reforzar el Estado del Bienestar ahora y para el futuro.

En sintonía con el primer modelo están los ajustes que propugna Mariano Rajoy en España, de marcado carácter antisocial, y que con el pretexto de la crisis y de la necesidad de llevar a cabo una gestión, según él, «más eficaz» y «productiva» nos llevaría a: Privatizaciones en los Servicios Sociales( Sanidad, Enseñanza pública, Dependencia o determinados transportes) y obstáculos al sistema público de pensiones para que también se privatice, y sea cada ciudadano quien deba procurarse por esta prestación, como ocurre en Estados Unidos.

Mariano Rajoy y el PP se han decantado claramente hasta el punto de que hacen públicos sus pensamientos más arraigados y profundos del ideario de la derecha más conservadora, con “perlas” como las de Rajoy que “lamenta” que el Estado tenga que destinar grandes cantidades de dinero a sufragar los intereses de la deuda pública y el seguro de desempleo. ¿Acaso él no lo haría? Y apunta otra vuelta de tuerca más planteando un proceso de renacionalización de las competencias de las que son ahora titulares las CC.AA. e incluso los ayuntamientos (unas competencias que estas entidades han ido asumiendo, tanto a instancias de Gobiernos del PP como del PSOE, y que ha demostrado sobradamente sus beneficios más de 30 años de democracia, pese a que -como todo- tenga que someterse a mejoras y ajustes); o abogando por un recorte drástico del Estado central, autonómico , local y también de las empresas públicas.

¿Alguien tiene dudas? La derecha no cambia ni su orientación, ni su desprecio a las políticas sociales, ni su indiferencia para con los más débiles. Siempre ha actuado y pensado de la misma forma. Sus acciones, directa o indirectamente, siempre tienen como resultado romper las reglas del Estado del bienestar y arrebatar a los ciudadanos los derechos que tanto tiempo les ha costado conquistar. Pero no se lo permitiremos.

 

Uso de cookies. Utilizamos cookies propias y de terceros para su funcionamiento, así como para obtener estadísticas anónimas de uso de la web. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.